Consejos para escribir un correo de seguimiento

Consejos para escribir un correo de seguimiento
Estás en plena búsqueda de empleo o prácticas de empresa. La selección de empleos, el previo proceso de registro a las páginas para poder tener acceso a las ofertas actuales, la edición de tu currículum y demás quehaceres te tienen delante del ordenador gran parte de tu día. Es así: buscar trabajo es una tarea ardua en la que rara vez obtienes de forma rápida y fácil el resultado deseado. Ésta es la razón por la que tienes que priorizar calidad antes que cantidad a la hora de administrar tu tiempo. Envía tu currículum y carta de presentación específicos para el tipo de empleo que estés solicitando, y si tienes la oportunidad de hacer la entrevista, no te quedes ahí parado esperando y ponte manos a la obra: redacta un correo de seguimiento o agradecimiento tras el encuentro. Considera éste, al igual que seleccionar lo que te vas a poner para la entrevista, un paso más en todo este proceso para conseguir el trabajo de tus sueños. ¡Educación es la clave!

Un detalle inusual

La visión generalizada que existe del correo de agradecimiento/seguimiento es la de una formalidad que no trae consigo un gran éxito si no se usa correctamente. Sin embargo, tras leer este artículo serás capaz de entender los intereses de tu empleador con el fin de bordar ese correo, así como la solicitud de ese empleo en general. Son más bien pocos los candidatos que llegan comprender del todo (y en consecuencia realizar) esta parte, ¡por lo que es éste puede ser tu momento para brillar!

Pequeñas diferencias según el caso

Antes de continuar, me gustaría explicar que el correo de seguimiento no siempre se puede aplicar a todos los sectores de la industria, porque cada uno exige un enfoque específico y unas expectativas  diferentes. Por ejemplo, algunas empresas reciben miles de solicitudes, por lo que no tiene sentido enviar un correo de agradecimiento ya que lo más probable es que ni lo lean. En este tipo de situaciones, si no has tenido respuesta alguna en, pongamos, 15 días, lo mejor es que sigas con tu búsqueda de empleo. Recuerda que tienes que priorizar para optimizar tu tiempo. De la misma forma, también quiero aclarar que en este artículo, si uso el término “carta”,  no me refiero a una carta como tal. Hoy en día, con la tecnología de que disponemos, tienes las dos opciones: enviar un correo electrónico o una carta por correo postal. Lo del correo postal puede verse como algo un detalle algo pasado de moda, pero de nuevo eso depende totalmente del puesto y de la empresa en la que estés solicitando ese empleo. Sin embargo, vamos a suponer que la mayoría de la gente enviará al empleador un correo de agradecimiento tras la entrevista, en lugar de una carta por correo que llegaría unos cuantos días más tarde. ¿Qué ocurre si durante esos días el empleador les escribe un correo diciendo que han sido aceptados, o peor, rechazados?  El correo electrónico nos evita vivir esa situación, además de ahorrarnos tiempo y dinero. Algo más que añadir a nuestra lista cuando administremos nuestro tiempo –  ¡hecho! Recuerda que si escribir no es tu fuerte, siempre tienes la opción de llamarles por teléfono.

La importancia de dar las gracias

Duda, correo, seguimiento, agradecimiento, enviar, esperar, molestar, email No es suficiente escribir “gracias Sr./Sra./Srta. X”, pero es buen comienzo. Muestra al empleador que tienes determinación y que de verdad estás interesado en ese puesto de empleo, si eso es lo que das a entender en tu correo, por supuesto. También confirma que has entendido perfectamente el puesto de empleo que has solicitado, lo que requiere de ti, las habilidades que puedes poner en práctica en ese trabajo y, lo mejor de todo, pone de manifiesto una vez más que tu personalidad encaja perfectamente para este empleo. Para cuando te sientes a escribir este correo “mini-gracias”, ya tendrías que haber pensado en las preguntas relacionadas a este correo, porque éste es el momento de preguntarlas. Ocho de cada diez preguntas que nos preparamos para las entrevistas son contestadas durante la misma o tras la conversación con el empleador  nos damos cuenta que no tiene sentido preguntarlas. Realiza preguntas simples y directas, evita dar rodeos. Si normalmente las grandes empresas le dedican a cada solicitud de empleo seis segundos de media, imagina cuánto tiempo le dedicarán a tu correo de agradecimiento. Además, a este pequeño correo de agradecimiento también puedes añadir ña pregunta de tu estado de tu solicitud. O incluso la opinión del empleador sobre cómo fue la entrevista. En cualquier caso, mantén el correo breve y simple.

Recuerda: un mensaje sencillo y elegante

simple, sencillo, bonito, elegante, corto, directo, email, correo ¿Cuándo lo envío? En general, se recomienda que envíes el correo de 24 a 48 horas después de la entrevista. Si estás esperando hacer una segunda o tercera entrevista, la decisión de cuándo enviar ese correo es tuya y básicamente depende del tiempo entre las entrevistas. Puede que quieras esperar hasta después de la última entrevista para no cantar victoria antes de tiempo. ¿A quién se lo envío? Tu prioridad es que ese correo le llegue a la persona que te entrevistó. Si fueron dos o tres, entonces envía un correo a cada uno de ellos, ya que cualquiera podría ser el que tome la decisión final. No envíes un correo a todos ellos, poniendo a uno de principal y a los otros en copia. Asegúrate de que todos reciben el correo por separado. En caso contrario, esto podría ser visto como una dejadez o un signo de pereza por tu parte, y justo lo que pretendes es mostrar que tienes motivación y eres un buen trabajador. ¿Cómo me dirijo al empleador? Los empleadores son profesionales capaces de leer entre líneas, así que es mejor ser uno mismo a la hora de escribir. Ya te han conocido en persona, ya tienen una idea general de cómo eres. No intentes ser alguien que no eres o llenes el correo de cumplidos y extrema gratitud. Escribe un mensaje sencillo y aún más importante, ¡que te represente a ti! También recomendamos que añadas un pequeño resumen de la entrevista, simplemente para que el empleador recuerde quién eres. ¡No se trata de escribir un ensayo periodístico! Con 10 frases bastará. IMPORTANTE: No bombardees a la empresa con correos. No hay nada peor que los candidatos que envían 50 correos a los empleadores tras su primera entrevista. Esto puede influir a la hora de tomar una decisión en cuanto a contratarte. Y va en serio. Si envías un correo y no has recibido una respuesta en unas tres semanas, puede que sea una señal más que suficiente como para seguir tu búsqueda de trabajo y pasar al siguiente.

Desde el punto de vista del empleador

recrutar, empleador, elegir, candidato, adecuado, contratando, contratar, contratación Un pequeño esfuerzo. Una gran recompensa Los departamentos de Recursos Humanos no siempre son los más agradables, todo sea dicho. Sin embargo, esta no es razón por la que desechar la idea de escribir un correo de seguimiento. Si saliste de la entrevista con la sensación de hubo cierta tensión o que el empleador y tú sois totalmente distintos, no esperes a su correo de agradecimiento por la entrevista. Toma la iniciativa y escríbele explicándole que no crees que tengas las aptitudes requeridas y que les deseas éxito en su búsqueda del mejor candidato. De esa forma proyectas una buena imagen y además te ahorras mucho tiempo centrándote en los puestos a los que puedes y quieres conseguir. ¡Al fin y al cabo es una experiencia que siempre viene bien tener! La impresión adecuada Independientemente de la opinión general, la carta de seguimiento siempre te ayuda, te hace quedar bien y es otro factor que determina si el trabajo es tuyo. El empleador se quedará con una imagen positiva de ti si envías tu opinión de la entrevista, especificando tus datos de contacto al final. Así pueden contactar contigo directamente para concertar otra entrevista ¡o comunicarte la buena noticia! Ante todo buen rollo Si tu empleador ha dudado en algunas respuestas a la hora de contestar a tus preguntas o si le ha faltado por darte alguna información (como gastos de viaje, tipo de contrato, horas de trabajo o del estilo), ésta es tu ocasión para pedirle que te dé más detalles sobre lo que se espera de ti en una posible segunda entrevista. Por ejemplo, cuando estás solicitando formar parte del equipo de una startup, necesitan saber al 100% que eres el candidato perfecto para ese puesto, y este tipo de preguntas en tu correo de seguimiento pueden ser un determinante que les haga pensar que efectivamente eres el candidato idóneo.

El secreto de la fórmula mágica

fórmula, mágica, agradecimiento, seguimiento, correo, email, necesario Para terminar, voy a mostrar el ejemplo perfecto de un correo de seguimiento que de seguro tendrá efectos mágicos en los empleadores al leerlo. Obviamente tenéis que adaptarlo a vuestras circunstancias dependiendo de la empresa y la posición para la que estéis solicitando (puede que sea necesario darle un toque más informal si el sector es márketing, por ejemplo, ya que tendréis que mostrar vuestro lado creativo). Estimado/Estimada Sr./Sra./Srta.  Apellidos: Le escribo para agradecerle el tiempo dedicado a mi entrevista el día día para el puesto de nombre del puesto. Quiero también destacar que su trato me hizo sentir a gusto desde el momento en que llegué. He entendido que las tareas principales de este puesto de trabajo son:
  • Tarea principal 1
  • Tarea principal 2
  • Tarea principal 3, etc.
Tras haber leído las habilidades y cualidades que se valoran para este empleo en la descripción del mismo (nombrarlas aquí) y tras haber realizado la entrevista, no me cabe duda de que cumplo con los requisitos para desempeñar este trabajo. Me encantaría poder formar parte de su equipo y trabajar para colaborar en el éxito de nombre de la empresa. Estoy a su disposición tanto en el teléfono número como en la dirección de correo electrónico correo electrónico. Le doy las gracias de nuevo y quedo a la espera de su respuesta. Nombre Apellidos Firma electrónica si tienes, si no tus datos de nuevo En resumen, ésta es la fórmula que te diferenciará del resto: – Agradecimiento sincero – Muestra interés y tu determinación a la hora de señalar que tu perfil encaja con los requisitos del empleo – Ponte a su disposición para que contacte contigo sin reparo ni problema alguno ¡Y listo, ya lo tienes! Una vez más, lo repito: la educación y el respecto abren puertas y siempre han sido y serán valorados en una empresa. Por eso, ponte en el lugar de tu empleador: tienes que encontrar al candidato perfecto que tenga excelentes habilidades sociales y sea profesional a la hora de ejercer ese trabajo. A continuación os dejo un infográfico que seguro os ayuda a ver la importancia y el valor de las habilidades sociales en una solicitud de empleo. Jóvenes, jóvenes talentos, talentos, más buscados, mejores, del mañana, calidades más valoradas, habilidades más valoradas, mejores, agradecimiento, correo, email, seguimiento, entrevista Artículo originalmente escrito por Chloé Wosak en su colaboración con el blog francés de Wizbii