Por qué el fracaso es la clave para el éxito

Por qué el fracaso es la clave para el éxito
¿Qué es lo que diferencia a las personas con éxito del resto? No son pocos los libros escritos, entrevistas realizadas y teorías conjeturadas sobre este tema. Par aquellos que buscan incesantemente la respuesta, el éxito se convierte en un destino enigmático, lejos de todo aquello relacionado con el esfuerzo, el fracaso o el miedo. Incluso se podría llegar a decir de una manera convincente que las personas con éxito tienen una serie de habilidades innatas y casi que se podría decir que les ha tocado la lotería de la grandeza. O puede que, simplemente tengan los mejores contactos del mundo, sean los reyes de las redes sociales y las usen a su favor. ¿Cuál es la clave? progreso, éxito Barbara Corcoran es una de estas personas "ganadoras de la lotería" en cuestión. Se trata de una magnate de la inmobiliaria estadounidense e inversora en el famoso reality show de Shark Tank en el canal de la ABC. Pidió un préstamo de 1.000 dólares y creó el Grupo "The Corcoran", que se consolidó en 2001 con 66 millones de dólares. "A la hora de crear un negocio, he aprendido que tienes que ser bueno en algo, y ese algo se llama saber sobrellevar el fracaso". Barbara añade "Soy buenísima en este campo. El fracaso es mi especialidad. La habilidad de superar el fracaso es propia de alguien que tiene éxito en su campo". No es que la gente con éxito no cometa errores. Es que cuando los cometen, lo hacen rápidamente y siguen hacia adelante sin que la confianza en su éxito futuro se vea afectada. Si la ambición, la valentía y el espíritu "Gung Ho" te definen en lo que respecta a tu carrera profesional, eso de sobrellevar el fracaso puede parecer algo contraproductivo. Sin embargo, a la hora de alcanzar la cima es un tema que debes tratar. Como bien dijo J. K. Rowling: "Es imposible vivir sin fracasar en algo, a menos que vivas con tanto cuidado que termines por no vivir en absoluto. En este caso, fallarías por defecto". Es cierto que el fracaso da miedo. No existe una persona en este mundo que en algún momento no haya sentido esa punzada aguda de la desconfianza de sí mismo, con la incertidumbre de que algo puede salir mal. Sin lugar a dudas, tienes que estar dispuesto a aceptar el fracaso como un posible resultado. Intenta lo que quieras, pero esa posibilidad seguirá existiendo. Prepárate para ello, acéptalo y convierte el miedo en aceite para tus motores. Si fracasas, hazlo rápido y continúa hacia adelante, decidido y mejor informado. Una investigación llevada a cabo por la Universidad estatal de Nueva York concluyó que los individuos con una gran autoestima se recuperan antes del fracaso y adquieren del mismo una mayor perseverancia. Winston Churchill dijo una vez "El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo". La habilidad de recuperarse y continuar una vez que has vivido ese fracaso tiene un mayor impacto positivo para conseguir el éxito que cualquier otra. fracaso, éxito Por lo general, son los comentarios de nuestro alrededor los que perpetúan ese profundo sentimiento de miedo. Y es que, a decir verdad, existen pocas cosas seguras en la vida. Una de ellas probablemente sea el viejo proverbio sobre la muerte y los impuestos,  y de la misma forma, otra es la certeza de que cuando decides embarcarte en un arduo e incierto viaje como es el de comenzar un negocio, tus oídos se llenarán de comentarios negativos al respecto. Lloverán advertencias y preocupaciones sobre los riesgos profesionales y financieros que tu emprendimiento conlleva. Te enfrentarás a llamadas sobre no ser el momento adecuado, las malas condiciones del mercado y preguntas sobre tu preparación. En resumen, pájaros de mal agüero.  Incluso aunque venga de personas con buenas intenciones y preocupadas que quieren verte en una situación estable y segura. También pueden proceder de los celos, porque tener el coraje de tu ambición y la ventaja de la juventud. En cualquier caso, este tipo de negatividad debe tratarse cuanto antes, dejarse a un lado e ignorarse por completo. Este miedo proyectado es al que primero sueles enfrentarte, y el primero que debes afrontar con confianza y superar. Una vez tratados con todos esos miedos proyectados, ahora debes tratar los tuyos propios. Estar expuesto a ese gran riesgo personal y financiero hace estremecer hasta el corazón más fuerte. El riesgo a la humillación pública, o el tener que darles la noticia de que has fallado a esos pájaros de antes es perturbador hasta el extremo. La única forma en la que puedes superar ese miedo es a través de la preparación y organización de tus objetivos, seguido de una actuación clara, con confianza y decisiva.
éxito, perseverancia
  Lo que debemos controlar es esencialmente esa manifestación del miedo. Los clásicos síntomas son la postergación, la inactividad y la falta de progreso. ¿Cuántas veces no has pasado del título de un informe porque no sabes cómo empezar a redactarlo y no quieres hacer un estropicio? Actuar de forma decisiva, incluso en la dirección equivocada, es siempre mejor que no actuar. No le des a ese miedo al fracaso el poder de pararte. Otro síntoma es el perfeccionismo. Más allá del amor por el detalle y ser meticuloso, en el fondo lo que hay es miedo al fracaso, a cometer errores y a decepcionar a tu gente.  Recuerda que el avance es mejor que la perfección, y aunque sea lento, sigue siendo avance.   © Artículo originalmente escrito en inglés por Luke Martin para el Daily Wiz.