Top 10 de las cosas que debes hacer durante tus estudios universitarios

Top 10 de las cosas que debes hacer durante tus estudios universitarios

Has logrado pasar la selectividad, ahora estás apunto de descubrir la vida universitaria, un mundo aún desconocido del cual escuchas hablar desde hace varios años: las fiestas de estudiantes, los roomies, la libertad… !Dicho así, dan ganas! Por supuesto, los años como estudiante son frecuentemente los "mejores años de nuestra vida", aquella donde podremos vivir libremente todo tipo de situaciones y de crearnos recuerdos inolvidables. Entonces antes de que sea demasiado tarde y de que termines tus estudios sin haber disfrutado dignamente, te mostramos el top 10 de las cosas que debes hacer durantes tus estudios universitarios.

Ir a todas las fiestas de estudiantes (léase bien "todas")

Si hay una cosa que todo estudiante debe hacer durante sus estudios es ir a las fiestas organizadas por su facultad en la universidad. Seguramente no tendrás otra ocasión de vivir aquellas fiestas con tanto ambiente, frecuentemente en lugares privados y con bebidas a precio de huevo. Estas fiestas son la ocasión para conocer gente, estar al tanto de lo que acontece en tu grado y sobre todo de divertirse. Infórmate cerca de las asociaciones estudiantiles que organizan varias fiestas durante el año, lo que te permitirá integrarte fácilmente.

Aprovechar las reducciones para estudiantes

Ser estudiante tiene también sus ventajas en la vida cotidiana: beneficios en varias partes, permitiéndote salir y divertirte sin arruinarte. El cine, los museos, las exposiciones de arte, incluso algunos restaurantes o fast-food tiene reducciones para estudiantes muy simpáticas. La solución no es privarse de disfrutar de la vida de estudiante; verás la diferencia una vez estando graduado y debas pagar tu plaza de cine a 12€ en vez de 7€.

Ir a clases después de una gran fiesta

¿La gran fiesta organizada por la asociación de estudiantes de tu facultad se hizo justo en la época de tus finales? Si, fuiste y estuvo genial, excepto por que al día siguiente tuviste clases, no tuviste tanta suerte como los otros. Siempre existen aquellos que no van incluso cuando el profesor dice que es obligatorio asistir. Algunos les importa un comino y no van, pero tu (eso espero) escuchas esa mañana a tu conciencia diciéndote "es hora de ir a clases". No has dormido nada, has cambiado tu camiseta, has tomado un café. Finalmente asistes a clase pero no entiendes nada de lo que dice el profe. Todos los estudiantes hemos vivido eso (o deberían vivirlo) al menos una vez en sus vidas. Felizmente, no tienes aquella reunión importante o aquel dossier a concluir antes del fin de semana, pero si dos horas de clases antes de ir a tu casa para descansar.

Recordar los buenos momentos en la U

La vida universitaria pasa más rápido de lo que creemos, y antes de que te des cuentas ya estás trabajando para la empresa de tus sueños y los recuerdos de estudiante estarán muy lejos detrás de ese presente. Entonces ¿por qué no conservarlos desde ya? Lentes de sol, flyers, sacos, bolsos, todos los goodies distribuidos por la facultad deberías conservar, incluso si por el momento no son más que un objeto para dejar en el olvido sobre tu oficina, en algunos años al ver esos recuerdos te dará nostalgia pues volverás al pasado, recordarás los momentos en los que fuiste feliz y aquellos que viviste con tus amigos de la U.

Comer de todo y donde sea

Quién dice "fiesta de estudiantes y tiempo libre", seguramente dice "despertarse a cualquier hora con ganas de devorar la nevera comunal". Estás solo en tu piso y la tentación de comerte todo el tarro de nutella está frente a tus ojos y no lo piensas dos veces. Si, los estudiantes tienen esa libertad de poder "alimentarse" de cualquier cosa, en cualquier momento del día. Muy diferente al ritmo impuesto por la horas del trabajo en la oficina.

Aprovechar el tiempo libre, en semana y a mitad del día

Los estudios universitarios son probablemente el único momento de nuestras vidas donde se tiene derecho a levantarnos tarde, bien tarde, incluso después de las 11h los martes o cualquier día de la semana. Los horarios de la universidad no tienen nada que ver con aquellos del mundo profesional. Por esto, disfruta de las mañanas y de esas tardes para hacer todo lo que te plazca. Dormir, ver de nuevo esa serie que tanto que gusta, salir, irte de shopping, ser libre, hacer los que quieras entre semana es un lujo que solo los estudiantes pueden permitirse, entonces disfruta si aún lo puedes.

Vivir una real y primera experiencia profesional

Y ¿por qué no aprovechar de tu tiempo libre para hacer unas prácticas o una inmersión profesional en una empresa que esté, por supuesto, en coherencia con tus estudios? Incluso encontrar un trabajo de temporada para pagar tu arriendo o para ahorrar algo de dinero para más tarde. Es la ocasión ideal para adquirir experiencia, incluso en otro sector diferente al de tus estudios. Además, los reclutadores apreciarán tu motivación, tu compromiso y sobre todo el hecho de no perder tu tiempo libre frente a la TV. Y si vamos más lejos ¿por qué no vivir esa primera experiencia en el extranjero? Un elemento que valorizará muchísimo tu CV.

Vivir con tus roomies

¿Tienes ganas de cambiar de ciudad y sobre todo de no arruinarte pagando el piso tu solo? Piensa en elegir bien tus roomies. Si has conseguido las personas ideales con las que quieres vivir, esto os permitirá no solo ahorrar (y si, el arriendo dividido en tres o cuatro es muy económico, haz las cuentas) sino también de vivir momentos divertidos e inolvidables, con personas que se convierte en tu segunda familia.

Crear un CV digno de tu nombre

Hasta el momento no has tenido la necesidad de hacer un CV, puesto que incluso para aquellos trabajos de temporada tu madre era la amiga del gerente de la tienda que te ha querido contratar durante el verano. Sin embargo, ya eres adulto y buscas tu primera experiencia profesional, el CV en blanco y negro no tiene ninguna originalidad, no tendrá ningún éxito o por lo menos no hará la diferencia. Aprovecha para hacerlo de nuevo, volverlo más atractivo, haciendo que él refleje tu personalidad y que se digno de llevar tu nombre.

Irte de vacaciones con tus amigos

Como la mayoría de los estudiantes tienen dos meses de vacaciones, frecuentemente después de los exámenes, por qué no relajarse y cambiar un poco de ambiente, de aire, de ideas e irte de vacaciones con tus amigos. Aprovecha, pues cuando y trabajes no tendrás la ocasión de irte libremente con ellos, sin ningún programa ni necesidad de un presupuesto para divertirte. Después de los estudios, el trabajo no permitirá que todos vayan en la misma época. Entonces, si quieres divertirte será durante el verano que debéis hacerlo.

Esperando que este artículo te haya dado más ganas de divertirte durante tu vida como estudiante, te deseamos un excelente año nuevo universitario y muchos buenos momentos ;) Y vosotros ¿cómo disfrutáis de vuestra vida de estudiantes? ¿cuáles son las cosas que un estudiante debe hacer antes de finalizar sus estudios? Sus comentarios son bienvenidos.

Wizbii, startup, empleo, prácticas, España